Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2015

Viernes, quizás.

Imagen
­­Crepita la tarde, hueca, con eco. Octubre se muere de frío. El mar se detuvo en mi recuerdo.
Tarde de asueto, quizás sea viernes. Simplemente viernes.
Las horas golpean mi tiento. Observo el cielo, el caminar de las nubes esponjosas de otoño.
Estoy aquí, sentada. Y tú, aún no has vuelto. 



                                 Título de la fotografía: "Nubes otoñales"

Semana áspera

Imagen
Agujeros en la esperanza
como en un queso Emmental,
sostenida como un si bemol,
ya fría, como un glaciar.

Los sueños se desvanecen,
tras un lunes gris a rayas.
Extrema carga en las espaldas,
recuerdos ilegibles
que se borran
del pasado fin de semana.

Una semana áspera que escuece,
amarga, lenta, dura.
Rutina insidiosa que corta las alas,
que te hace perder el juicio,
confundir las ideas,
nadar en la tristeza, llorar.

               ¿Y si fuera pájaro?
¿Y si pudiera volar?
Si pudiera saltar las semanas,
de viernes
a viernes, de oca a oca,
para volver a verte,
dormir a tu lado,
volver a soñar.

Si pudiera saltar esta semana áspera que escuece,
amarga, lenta, dura,
y reencontrarme contigo,
recuperar la esperanza,
recobrar la serenidad.



                                           Título de la fotografía: "Domingo azul"



Diabluras

Imagen
Anduvo día y noche por la piel de su cuerpo. Se sintió en peligro cuando llegó a su boca.
Y  entonces, el diablo la tentó: —Regálame tu vida.
Ella negoció. —Solo a cambio de sus labios —le dijo.
Desde ese momento, anda un cuerpo sin labios, y unos labios sin vida.


                                           Título de la fotografía: "Entre manos"

Te quiero

Imagen
Palabras perdidas en el bosque:     –Te quiero –le dijo. Y no regresó a buscarla.


                                  Título de la fotografía: "Bosques y palabras"

Despedida

Imagen
Anuncio mañanas frías,
noches oscuras sin luna,
cantos mudos de los pájaros,
sueños huecos que no llegan a ser pesadillas.

Anuncio tu cama vacía,
un despertador dormido,
desayunos solitarios a la hora del mediodía,
un televisor con la garganta seca
y tardes llenas de telarañas, sin sentido.

Anuncio que me marcho
y que estos son los últimos versos que te escribo.



                                             Título de la fotografía: "Amanecer negro"